Noticias

“Correr en casa y donde debuté con la selección Colombia, es muy lindo”: Santiago Ramírez

A sus 22 años, Santiago Ramírez Morales ya es una referencia indiscutida del ciclismo de pista. De su palmarés se desprenden logros relevantes como la triple corona en los Juegos Nacionales de 2015, oros con récord panamericano en el kilómetro y la velocidad por equipos; un Top-10 en el campeonato mundial del kilómetro, y una incursión en la pasada edición de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, donde tuvo la oportunidad de representar al país en los 200 metros lanzados.

Santiago empezó a gestar su camino en la sultana del Valle, tierra que lo vio nacer y lo acogió en sus primeros compases de ciclista. “Le debo mucho al Valle por esos dos años que estuve allá de prejuvenil y juvenil”, dice el velocista del seleccionado nacional Manzana Postobón, que representará al país en la Copa Mundo de pista UCI Tissot Cali 2017.

“Para mí, correr en la casa y donde debuté con la selección Colombia es muy lindo. Cali me abrió las puertas para hacer ciclismo de pista, que hoy es mi vida”, afirma el campeón continental, integrante habitual en las convocatorias del seleccionador nacional, Jhon Jaime González, encargado de potenciar las virtudes del joven talento que hoy representa los colores de Antioquia entre la élite nacional.

Junto a Rubén Murillo y Fabián Puerta realizó una histórica presentación en el Panamericano de Aguascalientes, México, logrando un estupendo 42.772 en la final de la velocidad olímpica.

“El tiempo que hicimos en México con el récord lo soñábamos, aunque la verdad nunca pensamos en el tiempo, simplemente en ganar y hacer las cosas bien. La marca se dio ese día y esperamos hacerlo mejor en Cali”, aseguró Ramírez, encargado de ejecutar segundo de los tres giros durante la prueba.

"En México demostramos que somos capaces de hacer cosas importantes. Queremos hacer dos Copas del Mundo bien hechas en Cali y Estados Unidos, y ya preparar el mundial que es el principal objetivo del año”, remarcó el velocista radicado en Chinchiná (Caldas) junto a su esposa y su primogénita, Antonella.

“Ya no soy ese niño loco que vino a montar en bicicleta. Ahora uno sabe que tiene una familia. Gracias a Dios mi niña tiene la mejor mamá del mundo y la cuida cuando yo no estoy”, cuenta Santiago, enfocado en lograr la primera medalla en Copas del Mundo para encaminar la meta que se propuso desde que dejó el maderamen de los olímpicos: “mi principal objetivo es llegar con el equipo a Tokio”.

Y el ciclo se abre en casa, frente a cientos de vallecaucanos que alentarán cada una de sus incursiones en la pista con la devoción y la fidelidad del buen aficionado. “En Cali nos quieren mucho y siempre que vamos nos apoyan desde el primer día. La gente ya me ve diferente, pero no soy diferente a ninguno porque todos nos sacrificamos para lograr nuestros objetivos”, afirmó el pistero, que pisará el Alcides Nieto Patiño siendo el más veloz del continente.

“El nivel cambia, a las copas y a los mundiales van los mejores del mundo, pero nosotros estamos en un nivel bueno, tenemos un equipo soñado hasta el momento. Sería un sueño pelear una medalla en la Copa Mundo”.